Destacada secundaria | Sharon Stone | tumor | diagnóstico

Sharon Stone lucha contra un tumor tras un diagnóstico erróneo

Ella misma lo anunció en su cuenta de Instagram y aconsejó: "Busquen una segunda opinión. Puede salvarles la vida".

La actriz estadounidense Sharon Stone, de 64 años, ha anunciado que ha sido diagnosticada con un “gran tumor fibroide” después de haber obtenido un “diagnóstico erróneo”. La artista, que saltó a la fama mundial con su papel protagonista en Instinto básico (1992), ha comunicado a través de su perfil de Instagram que estará de baja entre cuatro y seis semanas para recuperarse por completo. ”Otro diagnóstico erróneo y otro procedimiento incorrecto. Y con doble epidural. Después de que me empeorase el dolor, decidí pedir una segunda opinión: Tengo un gran tumor fibroide que debe extirparse”, ha escrito la intérprete en un stories publicado en su cuenta, en la que tiene 3,4 millones de seguidores.

En el mismo mensaje, la actriz de Casino (1995) —papel por el que ganó un Globo de Oro— ha querido advertir de la importancia de pedir una segunda opinión médica cuando no se está seguro del diagnóstico recibido. “Señoras en particular: no os dejéis engañar. Buscad una segunda opinión. Puede salvaros la vida”, escribía Stone.

Los tumores fibroides generalmente son masas no cancerosas que crecen en el útero y son difíciles de detectar porque, al principio, resultan indoloros. “Estaré de baja entre cuatro y seis semanas para recuperarme por completo. Gracias por preocuparos, todo va bien”, concluía en su mensaje.

Desgraciadamente, esta no es la única complicación médica a la que se ha tenido que enfrentar la actriz a lo largo de su vida. En 2021, Stone reveló en sus memorias The Beauty of Living Twice (La belleza de vivir dos veces) que en 2001 le extirparon una serie de tumores benignos de sus pechos, que la actriz aseguraban eran “gigantescos, más grandes que mi seno solo”. Al despertarse de la operación se encontró con que tenía los “pechos más grandes” que antes. No tardó mucho en descubrir que no eran imaginaciones suyas, sino que su nuevo aspecto físico respondía a que el cirujano que la había intervenido había tomado la decisión de ponerle implantes sin consultárselo previamente.

Además de este error médico, Sharon Stone sufrió en ese mismo año, y cuanto tenía 43 años, un derrame cerebral que le cambió la vida, como ella misma reconocía. “Mi madre tuvo un derrame cerebral. Mi abuela tuvo un derrame cerebral. Yo tuve un gran derrame cerebral, y sangrado cerebral durante nueve días”, contaba sobre ese episodio en una entrevista en la revista Variety en 2019.

La protagonista de El Especialista (1994) reconocía que sobrevivió de milagro y que tuvo graves secuelas: tartamudeo, problemas para caminar y pérdida de la capacidad de leer y tardó dos años en recuperar la sensibilidad de la pierna izquierda, la visión y el habla. “Tuve que rehipotecar mi casa. Perdí todo lo que tenía. Perdí mi hueco en la industria. Y yo era como la gran estrella del momento, ¿sabes?”, se lamentaba. En aquel momento, Stone también advertía de la importancia de los chequeos médicos. “Si tienes un dolor de cabeza realmente fuerte, tienes que ir al hospital. Yo no fui hasta el tercer o cuarto día de mi derrame. La mayor parte de la gente muere. Tenía un 1% de posibilidades de sobrevivir cuando me operaron, y durante un mes no supieron si viviría. Nadie me lo contó, lo leí en una revista”.

(Fuente: El País, EFE)

Dejá tu comentario