Deportes | messi | niños envueltos | Mundial Qatar 2022

Niños envueltos

Una gastronomía popular entre los argentinos es la árabe. Algunos prefieren las empanadas, otros el kibbe crudo o cocido y también los niños envueltos, entre los platillos más requeridos. Aquellos que han tenido la suerte de ir a algún país de Medio Oriente se encontraron con una precisión: no le llaman a esos restaurantes de “comida árabe” sino de “comida libanesa”. Para nosotros, lejos de aquellas geografías, seguirá siendo comida árabe.

La Selección Argentina nunca imagino que la primera cita en la Copa del Mundo “Qatar 2022” iba a tener como platillo principal un banquete de comida árabe. No hubo ninguna de las exquisitas recetas nombradas antes, pero sí tuvieron enfrente un equipo ordenado, con una defensa de disciplina espartana jugando al achique y dejando 10 veces en off side a los previsibles atacantes argentinos. Un medio campo articulado que cortó los circuitos de juego para que Messi no pueda hilvanar por dentro y rompa la defensa del rival. Una marca férrea del lateral izquierdo que anuló a Di María y delanteros prestos para aprovechar las escasas chances que tuvieron.

Golpazo para Argentina que intentó con más desesperación que juego y con escaso temperamento. Soportó la primera derrota en muchos años y no reaccionó. El consuelo que nos queda es que en Italia ‘90 perdimos en el partido inaugural con un equipo de camiseta verde y aún así llegamos a la final. Si arrancamos una Copa del Mundo con más cábalas que fundamentos futbolísticos será difícil mantener la ilusión aunque esté Messi en la plantilla.

Debut que no tuvo un buen asado como plato principal sino niños envueltos con hoja de parra, esas hojas que a esta altura del año crecen tiernas en las viñas, listas para ser recogidas y transformarse en el envoltorio del relleno de arroz y carne condimentada con menta.

Dejá tu comentario