70-30 | martín gill | carlos caserio | pj

Las "nuevas" funciones de los kirchneristas cordobeses tras las elecciones

¿Dónde cumplirán tareas los principales candidatos?

¿Dónde se ubicarán los candidatos por el kichnerismo cordobés tras las elecciones legislativas?

El próximo 7 de diciembre jurarán los nuevos diputados nacionales y en la Casa Rosada por estas horas consideran que será Pablo Carro quien renovará su banca por otro período. Este docente universitario jamás hubiese pensado años atrás que sería diputado durante ocho años. Esto deja a las claras que el ganador del pasaje a esa butaca en la Cámara Baja, Martín Gill, no asumirá y continuará como secretario de Obras Públicas de la nación, además de permanecer licenciado como intendente de Villa María.

La número dos la lista es Olga Riutort, pero esta vez la ley de cupo le juega una mala pasada: si renuncia a una banca un hombre, asume otro hombre. ¿Tendrá ganas Olga de cumplir alguna función en el Gobierno nacional? Es una dirigente con experiencia, algo que no le vendría mal al Gobierno, que sigue endeble, sin rumbo, y con amenazas de nuevos cambios en su gabinete.

Mientras que en sus últimos días como senador nacional, Carlos Caserio espera que su destino político lo decidan en Balcarce 50. Hace dos años, cuando asumió como Presidente de la Nación, Alberto Fernández tenía en Caserio a su principal aliado en la provincia. Casi amigo. Algunos hasta recordaban el paso de Alberto por la casa de Caserio en Villa Carlos Paz, en encuentros familiares.Pero a la escasa suma de votos conseguida hasta en sus terruño adoptivo del Valle de Punilla, el dirigente nacido en Buenos Aires, que se crió en el Partido de 3 de Febrero, no pasa el mejor momento incluso en su relación con el Presidente.

Cuentan en un despacho a metros de la Casa Rosada, que la relación entre los dos dirigentes se desgastó y hasta hay testigos de tratos ásperos entre ambos, también del senador hacia el Presidente.Apenas pasadas las elecciones del 14 de noviembre, incluso días antes, cuando el resultado estaba cantado para sus aspiraciones de seguir en la Cámara Alta, Caserio habló de frente con Alberto sobre su futuro.

Asegura la misma fuente que pidió dos opciones de ministerio para asumir, el de Trasporte y el de Turismo, y hasta habló de otros posibles cargos. Cabe recordar que el primero de los ministerios estuvo a punto de ocuparlo en el arranque de la gestión, pero no contó con el aval de Cristina.

Hasta la semana pasada no descartaban con premiar la vieja relación con Caserio enviándolo a una embajada. Eso sería no considerar que el expresidente del PJ provincial siga manteniendo estatura política para ser ministro de la nación. Claro, depende de la embajada elegida.

Dejá tu comentario