Mundo | Cuba | crisis | manifestación

Protestas y represión en La Habana contra el gobierno de Díaz-Canel

El pueblo cubano sufre la peor crisis alimentaria y económica de los últimos 30 años y la gente salió a las calles en una manifestación histórica. Silencio oficial de Argentina.

Al tiempo que crecen las protestas en las calles y la represión en Cuba en el marco de una manifestación inédita para el país que sufre un profunda crisis de hambre, económica y social, el Gobierno de Argentina hace silencio tras optar por la no injerencia.

Desde el domingo, en un hecho histórico, miles de cubanos salieron a las calles a protestar contra el régimen castrista., representado por el presidente Miguel Díaz-Canel.

Los cubanos exigen vacunas y alimentos mientras el país enfrenta la peor crisis económica de las últimas tres décadas, provocada por la pandemia mundial de COVID y cierre del turismo, la principal fuente de ingresos de la economía de la isla caribeña

Además de las manifestaciones pacíficas de los cubanos a pie que concentraron en el Malecón de La Habana y otras ciudades del interior, se registraron protestas fuera de las embajadas cubanas en países como Argentina, México y Bolivia. El presidente de México y el de EE.UU se pronunciaron sobre la situación. Lo mismo hicieron destacadas figuras del ambiente artístico a través de las redes sociales con el hashtag #SOSCuba.

https://twitter.com/dw_espanol/status/1414384763163406337

La situación se dio a conocer por los propios manifestantes cubanos, sobre todo a través de Twitter. La reacción inmediata del gobierno cubano fue cortar el acceso a internet para limitar la circulación de la información y las imágenes.

Luego el presidente Díaz-Canal hizo un llamado por televisión a los partidarios comunistas a repremir las protestas. En las primeras horas de esta mañana, además, salieron a las calles las temibles “boinas negras” como se conoce a los integrantes de la fuerza de seguridad oficial. Se produjeron incidentes y enfrentamientos con heridos.

Mientras tanto, la situación de crisis social de Cuba pone en un nuevo dilema al presidente Alberto Fernández, en cuanto a la posición geopolítica. Por ahora, se optó por el silencio. Aunque el mandatario argentino sigue los acontecimientos de cerca.

Luego de una consulta del canciller Felipe Solá con el embajador argentino Luis Alfredo Ilarregui, y según informaron fuentes diplomáticas, la postura será de “no injerencia de Argentina en los asuntos internos de Cuba” y, de esta manera, resolvió no condenar el ataque del gobierno cubano contra sus propios ciudadanos.

Dejá tu comentario