Destacada principal | CÓRDOBA | Damián Córdoba | lugar

Habló Damián Córdoba después del escándalo por cantar en un bar repleto de gente sin distanciamiento

El cuartetero difundió un video en el que admite haber cantado en Visionaire Ruin Bar, de barrio Nueva Córdoba, este sábado donde se incumplieron los protocolos sanitarios. El fiscal Cornejo investiga a los organizadores, al cantante y a los asistentes.

El cuartetero Damián Córdoba habló después de los videos virales que lo mostraban cantando sobre un escenario improvisado en Visionaire Ruin Bar, de barrio Nueva Córdoba, repleto de gente amontonada.

En tanto, el fiscal Carlos Cornejo inició una causa de oficio para investigar al cantante, a los dueños de Ruin bar y, adelantó, que está realizando “numerosas medidas de pruebas” y por eso aún no hay personas imputadas. “El marco de la investigación gira en torno a los organizadores” y agregó que podría ampliarse a “las personas que estaban en ese evento”.

Mediante un video dijo estar “muy arrepentido” y utilizó una insólita justificación: “Me pusieron entre la espada y la pared” al detallar que los comensales arengaron desde sus mesas para que subiera a cantar “Soy un artista y el impulso pudo más y subí”, dijo.

El cuartetero que ya fue noticia durante la cuarentena por incumplir restricciones, dijo que asistió al lugar a almorzar, el sábado al mediodía invitado por sus dueños.

“Estoy muy triste por todo lo que se está diciendo y por todo lo que pasó. Aquí estoy para dar la cara y para decirles lo que realmente sucedió ayer sábado”, dijo el músico en el comienzo de su descargo.

“Estaba en mi casa y me llegó el mensaje de uno de los dueños para invitarme a que fuera al local a almorzar. Fui con un amigo. Me estaban esperando con una mesa al aire libre”, contó.

“Me siento a almorzar y, mientras comíamos, un DJ estaba poniendo música. Después que terminamos de almorzar, subieron dos chicas para cantar. En ese momento, se me acerca uno de los dueños y me dice si quería cantar. Le respondí que no, que estaba tranquilo, que había venido a almorzar y que le agradecía”, continuó con su relato.

https://twitter.com/cordoba_ahora/status/1404404489403174914

“Las chicas siguieron cantando y se acercó otro de los dueños a preguntarme si quería cantar y le volví a decir que no. En ese momento, la gente comenzó a aplaudir y a silbar. Créanme que me pusieron entre la espada y la pared. Ustedes me conocen muy bien: yo soy un artista y el impulso pudo más y subí”, dijo en su descargo.

“Cuando subí, comencé a cantar y la gente estaba tranquila, cada uno en su lugar. En un momento determinado, comencé a ver que algunos se empezaban a levantar y me dije por dentro: 'Esto no está bien'. Decidí bajarme e irme. Eso fue todo”, agregó.

Por último, expresó: “Quiero aclarar que yo no soy el dueño del local y que no hubo contratación de ningún tipo. Les pido disculpas. Estoy muy arrepentido por lo que pasó y quiero agradecerles a todos infinitamente por el aguante que me hacen siempre”.

El hecho ocurrió en Visionaire Ruin Bar, ubicado en avenida Ambrosio Olmos al 530, en barrio Nueva Córdoba. Los vecinos hicieron la denuncia y la Municipalidad clausuró el lugar por incumplimiento de las medidas sanitarias.

Según trascendió, en el día de hoy un fiscal presentaría una denuncia penal de oficio contra, al menos, los propietarios del restobar.

Dejá tu comentario